el futuro de la robotica: robots como líderes del gobierno

in EL FUTURO/NEWS - LO MAS NUEVO/PORTADA

Los comentaristas de países tan diferentes como India, el R. Unido, N. Zelanda y el país nipón han comenzado a sugerir que los robots como líderes del gobierno podrían progresar drásticamente en la toma de resoluciones, siendo mucho menos irracionales y errantes que sus análogos humanos inherentemente deficientes. Y yo estoy de acuerdo.

Y Al estar mucho menos obstruidos por el extremismo ideológico y la visión partidista y personalista ni tampoco por el egoísmo y las tendencias narcisistas que vemos caracterizan a todos los líderes, los robots alimentados por la IA pueden ser capaces de tomar resoluciones racionales, justas, bien fundamentadas e imparciales.

Dicho esto, con independencia de la opinión que podamos tener sobre los políticos robóticos, ya se sientan las bases para ello. Ciertos de estos alegatos son creíbles y sería bastante difícil para la mayor parte de nosotros saber si un humano o bien una máquina los habría escrito. 

Los políticos ya usan escritores de voz humanos, con lo que puede ser solo un pequeño paso a fin de que comiencen a utilizar un robot de voz. Y lo mismo puede realmente extenderse a las políticas y los legisladores. Un robot solo debería ser programado con un conjunto de estándares éticos acordados por la comunidad que le dejen producir juicios sobre la base de la ética acordada.

¿Por qué razón AI puede crear mejores líderes?

Los robots serían excelentes para hacer cumplir las leyes. Esto quiere decir que los humanos se verían obligados a no violar la ley en vez de imponer un castigo después. Esta es la ley digital, una forma absolutamente nueva a fin de que otros nos fuercen a hacer cosas o bien se abstengan de hacerlas. Como ejemplo, el vehículo se programará de tal forma que jamás pueda sobrepasar el límite de velocidad y violar la ley. 

minions-2842845_1280-1 el futuro de la robotica: robots como líderes del gobierno EL FUTURO NEWS - LO MAS NUEVO PORTADA

Además de esto, jamás se le impondrá una multa por aparcar ilegalmente por el hecho de que el vehículo no le dejará hacerlo. Si eres un terrorista, no puedes utilizar tu auto como un arma de terror para machacar a las personas. Por tanto, el poder político pasaría de la ley impuesta por la gente a una ley impuesta por la tecnología y sería de aplicación automática pues todos están codificados en el planeta que nos circunda. Los robots pueden tomar resoluciones precisas basadas en datos. 

Históricamente, aun la colección / vigilancia de datos más eficaz efectuada por funcionarios del gobierno fue necesariamente incompleta, dejando zonas de privacidad notables en las que las personas podían hacer lo que quisiesen. En el futuro, la colección de datos se transformará en la regla, en tanto que las máquinas, no los humanos, efectuarán la mayoría del trabajo de campo. Y aquellos que consiguen el control de los datos, las tecnologías capaces de compilar y procesar información, gozarán de un enorme incremento de su poder sobre el resto de nosotros. Sencillamente saber que hemos sido observados nos va a hacer comportarnos de forma diferente. 

Nos hace menos propensos a hacer cosas que se consideran perjudiciales para los demás, ilegales y no conformes las reglas establecidas de la sociedad. Y la implicación más interesante es que esta información recogida es imperecedera y no destructible y que supera nuestras memorias e inclusive nuestras vidas. Los políticos robots pueden utilizar esos datos y hacer una resolución a medida de una persona basada en información histórica. Una inspección, una mirada que cada individuo bajo su peso acabará por interiorizar hasta el punto de que es su propio supervisor, será cada individuo ejercitando de este modo esta vigilancia, y contra sí mismo. 

Si sabes que criticar a un político particularmente te va a traer un silencio amenazador en el bar donde estás sentado, o bien provocará una Tormenta de abuso personal en contra tuya en las redes sociales, entonces puedes meditar un par de veces antes de expresar esa crítica. Aquellos que procuran el poder hacen bien en movilizar este género de corte contra sus contrincantes. 

¿Y qué mejor forma de sostener el status quo que crear un ambiente en el que la pura crítica sea inadmisible?

Y la manera más simple de supervisar la percepción es filtrar los datos que llegan a las personas. El filtrado de datos es un procedimiento poderosísimo de influenciar al público. En el momento en que controla el flujo de información en una sociedad, puede supervisar el sentido público de lo adecuado-lo incorrecto, lo justo-lo injusto, lo auténtico-falso y mudar la narrativa a su fin. Puede configurar las reglas y costumbres que definen lo que está tolerado y lo que está prohibido y qué modales son admisibles. 

Daremos un paso atrás para meditar. 

¿Verdaderamente precisamos un robot para regirnos?

No precisamos sustituir a los políticos con robots si adoptamos un enfoque basado en datos en la política. Es hora de juzgar a nuestros líderes basándonos en datos meridianamente definidos y procesables. Precisamos datos para delimitar políticas públicas, dar forma a las esperanzas públicas y prosperar en la eficacia de la implementación. 

Nos cuenta más cosas como estas Ravi Shankar Rajan

Deja un comentario