qimono / Pixabay

industria farmaceutica: El abogado que se atreve a enfrentarse al lobby

in ASI FUE/PORTADA

P Farrell paseaba por la sala del tribunal mientras que los abogados entraban en su lugar: demandantes a la izquierda, acusados ​​a la derecha, maletines, carpetas. Fuera de las cámaras, el lago Erie relucía mediante las ventanas del piso al techo que bordeaban el corredor de mármol del Palacio de Justicia de los E.U. Carl B. Stokes en Cleveland, Ohio. Farrell, que tiene pelo plateado y ojos azul grisáceo que pueden sostener el contacto visual a lo largo de un período temporal incómodamente largo, se lanzó a la habitación para sostener conversaciones en silencio y bromear con sus colegas abogados. Farrell estaba inquieto por el comienzo de los procedimientos. Sabía que en torno a cien estadounidenses morirían de sobredosis de drogas solo a lo largo de la audiencia de una hora de esa última mañana de octubre.

IMG_20180708_125706 industria farmaceutica: El abogado que se atreve a enfrentarse al lobby ASI FUE PORTADA
JOHNNY ZURI – HOY DESDE MIJAS – ESPAÑA

Farrell es un letrado primordial en el pleito nacional de prescripción de opiáceos, una compilación de mil quinientos casos que han sido presentados por comunidades de todo el país contra la industria farmacéutica para una epidemia en curso de adicción y muertes relacionadas con las drogas. Farrell y un equipo de más de cien abogados de los demandantes arguyen que al anegar las comunidades de EE. UU. con calmantes, fabricantes de fármacos como Purdue Pharma, Teva y Janssen, y las compañías que distribuyen sus pastillas, violaron las leyes federales al crear lo que se llama una «molestia pública». «Para los condados de todo el país que luchan con la muerte y la desesperación ocasionadas por la epidemia, esta demanda representa su mejor ocasión para forzar un juicio ético para con los que consideran responsables y brindar a sus comunidades el alivio financiero y la sanación que tanto precisan».

La demanda se fundamenta en descubrir que los fabricantes y distribuidores de fármacos sabían que sus productos ocasionan daños, que los comercializaban de forma falsa y que empujaban opioides a las comunidades en cantidades que superan sobradamente cualquier necesidad médica auténtica. Administrar significa adquirir documentos internos, interrogar a los empleados de la compañía y examinar los registros de la Agencia de Control de Drogas de dónde y en qué momento se han vendido las substancias controladas. En lo que está a puntito de ser una de las luchas legales más grandes de la epidemia de opioides, los equipos de abogados propondrán una pregunta central: ¿Quién es responsable del flagelo del abuso de drogas que afecta al país?

industria_farmaceutica_1553849930 industria farmaceutica: El abogado que se atreve a enfrentarse al lobby ASI FUE PORTADA
qimono / Pixabay

Farrell trabaja en el caso día y noche con un inexorable celo misionero, pensando que va a ser la demanda definitoria de su carrera, equivalente a los casos multi billonarios de asbestos y tabaco de décadas precedentes. A lo largo de ese orden, le afirmó al Departamento de Justicia que Ohio «debe seguir reduciendo la tasa a la que los médicos recetan opioides e incentivos latentes que han llevado a esa práctica «. Ahora trabaja como letrado de la firma Baker Hostetler, con sede en Cleveland. El letrado defensor asimismo incluye a Enu Mainigi, quien defendió de manera exitosa al Banco de América contra el Departamento de Justicia, y a Mark Cheffo, de los mejores abogados de responsabilidad civil de productos del país.

El primer juicio del pleito con opiáceos de prescripción nacional está programado para septiembre de dos mil diecinueve y también incluye 3 de los 1500 casos actuales: los condados de Cleveland, Akron y Cuyahoga y Summit. Este juicio va a funcionar como un referente, insinuando de qué manera probablemente los jurados futuros rijan. Si los demandantes y los demandados no se resuelven, a esa prueba le proseguirá una procesión de otros, cada uno de ellos de los que va a abordar un puñado de los cientos y cientos de demandantes incluidos en el caso. Tratar cada uno de ellos de los casos incluidos en la consolidación llevaría años.

Como el líder, y debido a lo que está en juego, el juicio establecido para este otoño ha requerido meses de audiencias, llamadas de conferencia y e mails a lo largo de todo el día que implican a las 2 partes, el juez Polster, y 3 maestros singulares que se ha designado para asistir a inspeccionar Múltiples aspectos del caso. «Si sale de su bolsillo por unas 5 horas, hay como 100 correos que no pudo ver», afirma Mark Pifko, un letrado de los demandantes. Reglas sobre qué información debe suministrar cada parte y en qué momento incurrir en horas de razonamientos detallados de las dos partes. En una audiencia el veintitrés de octubre en Cleveland, los equipos legales de los demandantes y los demandados pasaron horas examinando los documentos y las pruebas a las que los dos lados de la demanda van a poder acceder. Por servirnos de un ejemplo, un letrado del distribuidor de fármacos McKesson afirmó que debido a que el Condado de Cuyahoga no paga por la sobredosis de Narcan, el costo no debe incluirse con los daños. Las disputas legales en la agenda de diecisiete ítems de ese día tomaron 8 horas.

Después esa noche, unos pocos abogados demandantes se descomprimieron con martinis y bourbons en una habitación privada en un asador próximo y compartieron la confianza que tenían en su caso. «Con los fondos de la demanda, mi condado va a poder determinar de qué manera solventamos el inconveniente».

El éxito del pleito de opiáceos de prescripción nacional depende de si un juez y un jurado van a estar conformes en que las prácticas comerciales de las compañías califican como una molestia pública. En la demanda de trescientos cuarenta y tres páginas de la demanda, los demandantes arguyen que los distribuidores de drogas violaron los derechos de los ciudadanos públicos cuando vertieron pastillas en las comunidades «sin continuar los controles», afirma Hunter Shkolnik, un letrado de los demandantes de la ciudad de Nueva York aliado con Farrell.

La Ley de Sustancias Controladas de mil novecientos setenta requiere que las compañías efectúen un seguimiento de cada narcótico de la Lista II, una categoría que incluye OxyContin, Percocet y otras alteraciones de la receta del opio con receta. Si la demanda aumenta, los distribuidores «tienen el deber de cumplir con la diligencia debida y también investigar ya antes de mandarlos», mantiene Peter Weinberger, un letrado del equipo de pleitos con sede en Cleveland. Al no hacerlo, los demandantes arguyen, crearon la molestia pública que ahora conocemos como la epidemia de drogas.

Mas los abogados precisan aportar pruebas. En casos de molestia pública contra fabricantes de armas, los acusados ​​han argumentado, de manera frecuente de forma exitosa, que no ocasionaron el daño final por el hecho de que no apretaron el gatillo. Albert Lin, maestro de la Facultad de Derecho de la UC Davis, afirma que las compañías farmacéuticas y los distribuidores podrían argüir que las partes responsables de la epidemia son las personas que toman las drogas, una defensa que podría retumbar en los jurados. «Las personas que están más de manera directa perjudicadas acá no tienen lo que llamamos manos limpias», afirma Richard Ausness, maestro de la Facultad de Derecho de la Universidad de Kentucky.

Farrell y su equipo piensan que tienen más que suficiente para probar que los fabricantes y distribuidores de fármacos crearon un problema público mediante sus acciones. La introducción de OxyContin en mil novecientos noventa y seis fue seguida por una violenta campaña de marketing que incitó a los médicos a ampliar las condiciones para las que recetan opioides. Purdue, por poner un ejemplo, asistió a los médicos a vencer por bastante tiempo el miedo de enganchar a los pacientes a los opioides por medio de visitas al consultorio, comidas gratis, y financiar fundaciones para el dolor, y los médicos transmitieron el mensaje de que el dolor crónico no tratado formaba una epidemia y que las propiedades adictivas de los opioides eran un » mito.»

«Les afirmamos a todos y cada uno de los médicos que debían tratar el dolor, mas no les dimos ninguna herramienta».

Exactamente el mismo año en que OxyContin llegó al mercado, la American Pain Society, una organización de defensa financiada por compañías farmacéuticas, empezó una campaña para ampliar la atención médica para el dolor basándose en la idea de que es el «quinto signo vital» del cuerpo, así como en marcadores tradicionales como Temperatura anatómica y presión arterial.

 

ALTERNATIVAS NEWS - El Diario Futurista del Planeta Tierra te cuenta la Actualidad desde un Punto de Vista VANGUARDISTA PONIENDO EL FOCO EN EL FUTURO. PUBLICIDAD Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a direccion@zurired.es

Deja un comentario