la amenaza del reconocimiento facial en las ciudades…

in NEW TECHNOLOGIES/PORTADA

La Junta de Supervisores de la urbe votó 8–1 el martes para prohibir que la policía y otras agencias públicas, si bien no empresas privadas, empleen la tecnología emergente en cualquier forma. Muchos aplaudieron el movimiento como una victoria para la privacidad y las libertades civiles.

San Francisco no estaba utilizando la tecnología de reconocimiento facial. No estamos preparados como sociedad para asegurar que el reconocimiento facial se utilice de forma responsable y sin efectos discriminatorios. 

Tiene sentido aun si el efecto es nulo en un corto plazo, e inclusive si se piensa que el reconocimiento facial podría ser una herramienta valiosa en un largo plazo. No estamos preparados como individuos para un planeta en el que se nos pueda rastrear y también identificar de manera automática adondequiera que vayamos sin nuestro conocimiento ni permiso. Quizá lo más esencial es que nuestros gobiernos y agencias de aplicación de la ley no están listos para resguardarnos contra los abusos de la tecnología o bien los datos que genera, para asegurarnos que se sostenga reservado o bien para limitar su empleo a las situaciones apropiadas. 

UU., Chicago y Detroit, han establecido sigilosamente sistemas capaces de monitorear las caras de las personas que emplean cámaras en la urbe y hacerlas coincidir con una base de datos. El segundo informe de Georgetown especifica de qué manera los organismos locales encargados de hacer cumplir la ley juegan a la ligera con estas cosas. Con sistemas de reconocimiento facial, de nuevo sin reglas ni supervisión. Cuando el Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York no puede localizar una coincidencia para una fotografía real de un sospechoso, se sabe que en cambio recurre a fotografías de celebridades que se semejan al sospechoso y hallan coincidencias para la cara de la celebridad. Por servirnos de un ejemplo, la policía empleó una fotografía de Woody Harrelson para hallar una coincidencia para la fotografía policial de un sospechoso de robo menor que había sido descrito como el renombrado actor. 

En otros casos, han usado imágenes perturbadas digitalmente o bien aun bocetos dibujados a mano para hallar coincidencias para los sospechosos. Muchas de las compañías que venden sus sistemas de reconocimiento facial a las urbes alardean que pueden trabajar con bocetos forenses, pese a que los estudios han probado que los resultados tienden a ser realmente imprecisos. La capacidad de observar pasivamente a un elevado número de personas, a lo largo de todo el día, en toda la urbe, explota las reglas que las leyes de privacidad daban por hecho. Es posible imaginar un futuro en el que el reconocimiento facial se emplee juiciosamente, con la supervisión legal conveniente, y la sociedad entienda y admita extensamente las concesiones de privacidad.

Pero ese momento no ha llegado aún…

Y no va a llegar hasta el momento en que hayamos actualizado las leyes de privacidad para ponernos al día con la tecnología. Más la capacidad de observar pasivamente a un elevado número de personas, a lo largo de todo el día, en toda la urbe, explota las reglas que esas leyes daban por hecho. Se puede ver la desconexión en este trabajo en un vídeo que la BBC publicó esta semana y muestra una prueba policial de un sistema de reconocimiento facial en la ciudad de Londres. Las autoridades en el vídeo justificaron el hecho de abordar al hombre sobre la base de que su deseo de eludir el reconocimiento facial lo hizo sospechoso, brindándoles ciertamente una causa probable. Hace poco discutía en unos amigos en una cena sobre algo tan lógico como el poder juzgar a alguien no por su delito cometido sino por la intención de cometerlo, y ante mi asombro, no veían la diferencia…

Hace un par de años, cuando publicó su último informe sobre reconocimiento facial, el Centro de Privacidad y Tecnología de Georgetown aconsejó una «regulación de sentido común» de la tecnología a nivel estatal para resguardarse contra los abusos. Las compañías privadas seguirán desarrollándola, y sin ningún género de dudas la van a usar para sus intereses a veces hasta viles. Ese es un gran problema, aparte que requiere su conjunto de soluciones, mas no es un razonamiento a fin de que los gobiernos prosigan adelante.

Nos cuenta más cosas como estas WillOremus en medium

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario