El squad solar city car es como conducir un catamarán

El Solar City Car de la empresa holandesa Squad Mobility es poco probable que cause muchos accidentes graves, con una velocidad máxima de 43 mph para el más rápido de sus dos modelos y un peso de unos 350 kilogramos. Ni el panel solar de su techo ni sus baterías eléctricas contribuirán a la contaminación de la ciudad. El Solar City Car se ha puesto recientemente a la venta por adelantado a partir de 6.250 euros y se une a un campo de microcoches en rápida expansión. El Microlino suizo, que llama la atención por su diseño retrofuturista, pasará de producir 500 vehículos este año a 5.000 en 2023. La edición «Docle» del Microlino biplaza se venderá por 9.000 euros; solo se fabricarán 500 ediciones Docle este año y otras 1.000 en 2019.

El Solar City Car de Squad Mobility es como conducir un catamarán

La expansión de los vehículos eléctricos exigirá más infraestructuras y restricciones a los coches convencionales, ya que compartir las carreteras con vehículos mucho más grandes podría plantear problemas de seguridad. El reto es superar la resistencia popular al cambio y aceptar una transición a vehículos más lentos y con menor autonomía. Lo más importante es que la actitud de la industria del automóvil y de los inversores es cada vez más favorable a los microcoches. Si los nuevos lanzamientos tienen éxito, muchos más podrían unirse a ellos en las calles de las ciudades.

https://www.squadmobility.com/

La empresa holandesa Squad Mobility ha lanzado su ‘Solar City Car’

La autonomía de los microcoches hubiera sido terrible si hubiera tenido que construirlos con la tecnología de hace incluso 10 años, según la investigación de Squad Mobility. Cuando Smart lanzó un biplaza eléctrico en 2015, el precio era de 15.400 dólares -comparable con lo que se pagaría por un coche tradicional con mucha más autonomía y velocidad-. Muchos de los nuevos modelos están a la venta por menos de 10.000 dólares. Las empresas están bajando aún más el listón de acceso al poner sus modelos a disposición del público en régimen de leasing. Nimbus ofrece la opción de alquilar su microcoche por 200 dólares al mes. Diseños novedosos, como el Microlino, de estilo cápsula espacial, o el Nimbus One, inspirado en las motocicletas, prometen a los conductores un viaje emocionante en comparación con los desplazamientos habituales.

La empresa emergente de coches eléctricos Squad Mobility presenta el «Solar City Car»

La empresa emergente de coches eléctricos Squad Mobility presenta el "Solar City Car"
JOHNNY ZURI: La empresa emergente de coches eléctricos Squad Mobility presenta el «Solar City Car»

+ en: Are microcars the smaller, greener future of urban driving?

Los microcoches son automóviles eléctricos compactos que se desplazan como coches, pero caben en espacios tan pequeños como una plaza de aparcamiento americana. Son ideales para las crecientes poblaciones urbanas y las carreteras congestionadas. La fuente de energía es un único cubo de batería del tamaño de una maleta, que puede cargarse en casa o en las plazas de aparcamiento del trabajo o los centros comerciales.

La nueva tecnología de los microcoches permitirá que más personas compartan la carretera contigo, sin quitarte tus libertades. Los microcoches elegantes y fáciles de aparcar están redefiniendo las ciudades.

Los nuevos microcoches están redefiniendo la movilidad en las megaciudades del futuro.

El squad solar city car es como conducir un catamarán 1 El squad solar city car es como conducir un catamarán 2 El squad solar city car es como conducir un catamarán 3 El squad solar city car es como conducir un catamarán 4 El squad solar city car es como conducir un catamarán 5 El squad solar city car es como conducir un catamarán 6

En el pasado, los coches eran grandes y potentes. Pero ahora, los coches diminutos están tomando las carreteras.

El Microlino se inspira en algunos modelos antiguos muy queridos pero efímeros, como el BMW Isetta, un «coche burbuja» fabricado en la década de 1950. Además, su carga es más barata que la de los vehículos eléctricos más grandes, porque no requiere tanta energía. Y los modelos que no requieren un permiso de conducir completo rebajan el listón de acceso. Hay margen para que los vehículos se especialicen más en los espacios urbanos. Creo que muchos de los coches actuales están sobredimensionados para lo que necesitamos. A menudo sólo necesitas un asiento… y moverte de una parte de la ciudad a otra con relativa comodidad. Ahí es donde veo el auge de estos vehículos dedicados.

Cuando uno piensa en coches pequeños, probablemente se imagina un microcoche de corta vida que fue popular en los años 50: el Isetta. El Microlino es un homenaje a este tipo de vehículo, y se presenta como un cambio en la movilidad urbana.

El Microlino cuesta menos de cargar que los vehículos eléctricos más grandes porque no requiere tanta energía. Y los modelos que no requieren un permiso de conducir completo rebajan el listón de acceso. Hay margen para que los vehículos se especialicen más en los espacios urbanos.

Creo que muchos de los coches actuales se ajustan poco a lo que necesitamos.

El BMW Isetta, un microcoche con forma de burbuja fabricado en la década de 1950, fue uno de los primeros modelos en asumir el reto de hacer un coche pequeño que pudiera ser conducido por cualquiera. Fue un éxito, durante un tiempo. Pero luego se desvaneció.

Ahora, sin embargo, estos vehículos están volviendo a aparecer. El Microlino se inspira en ellos.Los coches diminutos también son más baratos de cargar que los vehículos eléctricos más grandes porque no requieren tanta energía. Y los modelos que no requieren un carné de conducir completo rebajan el listón de acceso, lo que significa que más gente puede ponerse al volante y experimentar lo que supone conducir un vehículo tan pequeño.

Los vehículos eléctricos llevan mucho tiempo formando parte del paisaje automovilístico. Pero tienen sus limitaciones y hay mucho espacio para la innovación.

Las técnicas de fabricación que tenemos ahora son mejores que nunca.

El Microlino es uno de esos vehículos. Se trata de un diminuto coche eléctrico inspirado en el BMW Isetta, un «coche burbuja» fabricado en la década de 1950. Además, estos diminutos coches eléctricos son más adecuados para los espacios urbanos que los vehículos eléctricos de mayor tamaño, y en ciudades como Nueva York y San Francisco, donde el aparcamiento es limitado y las estaciones de carga escasa.

Hay margen para que este tipo de vehículos se especialicen también en espacios urbanos.

El futuro está aquí, y es diminuto.

El BMW Isetta fue uno de los primeros «coches burbuja» que salió a la calle en los años 50, y fue un gran éxito. Pero luego desapareció, hasta ahora. El nuevo Microlino rinde homenaje a su predecesor con un diseño igualmente retro, pero tiene mucho más a su favor que la simple nostalgia.

En primer lugar, es barato. Y si no quieres pagar por aparcar en tu ciudad o no tienes suficiente espacio para aparcar fuera de tu apartamento, este coche es perfecto para ti.

Además, se carga en un abrir y cerrar de ojos. Puedes cargar tu Microlino en casa durante la noche usando una toma de corriente normal o incluso con la batería de tu coche mientras conduces por la ciudad. Esto significa menos tiempo de espera mientras tu coche se carga (y menos dinero gastado en estaciones de carga), lo cual es una gran noticia si estás buscando ahorrar en gastos de gasolina, así como en gastos de mantenimiento.

 

 

21 / 100

ALTERNATIVAS NEWS - El Diario Futurista del Planeta Tierra te cuenta la Actualidad desde un Punto de Vista VANGUARDISTA PONIENDO EL FOCO EN EL FUTURO.

PUBLICIDAD

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a direccion@zurired.es

Deja una respuesta

Previous Story

El Renault 4Ever Trophy es un concepto de coche eléctrico retro con un diseño futurista

Next Story

El futuro de instagram, los followers y los seguidores

Latest from DONDE COMPRAR

binoculares gamo

Los prismáticos 8×25 DCF del fabricante español Gamo presentan una calidad de visualización óptica única y