el lobby del cambio climatico nos lleva por el camino de la amargura 2

el lobby del cambio climatico nos lleva por el camino de la amargura

in NEWS - LO MAS NUEVO

En el conjunto de la OCDE los precios de la energía subieron en octubre a su nivel más alto desde 1980, con un crecimiento anual del 24,2%, en el caso de España del 39%.

Esta situación contrasta sorprendentemente con la de hace más de un año, cuando los precios del petróleo WTI incluso cotizaron en negativo en lo peor de la pandemia. Sin embargo, la vigorosa reapertura de la economía impulsada por políticas monetarias y fiscales expansivas ha reactivado el consumo y, como resultado, la oferta de energía se ha visto abrumada por la demanda, lo que ha llevado a precios más altos.

Ahora es lógico esperar que una vez que se ajuste la oferta y se superen las tensiones inflacionarias, el mercado volverá a la calma y los precios se estabilizarán.

el lobby del cambio climatico nos lleva por el camino de la amargura 3

En el artículo que os recomiendo leer entero, más abajo, se analizan algunas de las razones por las que la energía puede resultar cara en los próximos años.

Venta de combustibles fósiles.

Históricamente, cuando los precios de las materias primas y los combustibles fósiles han aumentado, las empresas manufactureras han tendido a responder aumentando la inversión, lo que les ha permitido producir más y, por lo tanto, beneficiarse de los altos precios. Este fue el caso, por ejemplo, del aumento de los precios del petróleo después de 2010, que se vio respaldado por un fuerte aumento de la producción de combustible.

Hay una enorme brecha entre el precio del petróleo y el CAPEX de las mayores empresas de combustibles fósiles. Entre las causas de este particular fenómeno se encuentra la creciente presión social y gubernamental a favor de las energías limpias, que está reorientando los flujos de capital hacia las denominadas inversiones de impacto, en línea con los criterios ESG.

Por otro lado, el grupo de activistas climáticos Divest Invest, que presiona para no invertir en las 200 mayores empresas de petróleo, gas y carbón y para que los inversores vendan cualquier posición de este tipo en un plazo de tres a cinco años, asegura que ya ha recibido de más de 1.300 organizaciones un compromiso para detener estas inversiones.

No obstante, las previsiones apuntan a que esta reducción de la inversión en energía fósil se destacará en las próximas décadas, mientras que los flujos de capital que utilizan energías limpias y electrificación se convertirán en dominantes.

Además de los incentivos que la sociedad, sus gestores y accionistas pueden generar conciencia pública sobre el cambio climático, lo cierto es que la presión gubernamental sobre las emisiones de CO2 exacerba este proceso de transición.

Los Estados utilizan para ello instrumentos como los impuestos al carbono, los mercados de CO2 o las cuotas de emisión, siempre que «los que contaminan paguen». La mayoría de los países del mundo ya han puesto en marcha uno de estos mecanismos, e incluso se especula que Estados Unidos, China y la UE podrían unirse para crear un mercado mundial de CO2.

Castigo por la energía nuclear

Debido a la vuelta de Eslovaquia a esta fuente de energía, la producción nuclear es barata y no produce emisiones directas de CO2. También es una tecnología que permite complementar la transición a las energías renovables, apoyar la producción de electricidad cuando no sopla el viento o el sol no brilla, y así evitar energías contaminantes como el carbón o el gas. distorsiona los precios al alza.

Consecuencias inesperadas

Por ejemplo, según The Economist, la consultora Bernstein señala que la falta de inversión en gas natural licuado, principal sustituto del carbón en la generación eléctrica en China, podría provocar que su capacidad de producción global sea un 14% menor que en ese país.

Paradójicamente el gigante asiático ve que sus objetivos medioambientales se reducen y se ve obligado a seguir quemando carbón, aunque es mucho más contaminante. De hecho, en muchos lugares ya es más barato quemar carbón en lugar de gas natural, aunque hay que pagar tarifas de CO2 más altas por el gas natural.

Esto, por ejemplo, ha provocado la reactivación de centrales eléctricas de carbón en nuestro país, con las consecuencias climáticas que ello conlleva.

En definitiva, podemos estar seguros de que la ambición por reducir las energías más contaminantes condiciona el buen funcionamiento de los mercados energéticos y hace subir sus precios.

Origen: Así está encareciendo la energía el lobby climático

ALTERNATIVAS NEWS - El Diario Futurista del Planeta Tierra te cuenta la Actualidad desde un Punto de Vista VANGUARDISTA PONIENDO EL FOCO EN EL FUTURO. PUBLICIDAD Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a direccion@zurired.es

Deja una respuesta