Hay un lugar en España en el que el estallido social es más posible que en otros. Se llama Villablino y aquí nadie tiene trabajo, sus habitantes no tienen nada que perder. El ayuntamiento ya está dando vales para que los vecino puedan comprar algo para comer.

Los cálculos del ayuntamiento son que unas cincuenta familias, aproximadamente, tienen necesidad urgente de recibir algún tipo de ayuda para comer

En la década de los 90 el dinero no escaseaba en el pueblo. En la capital de Laciana, los coches se vendían como churros y los bancos tenían una sucursal cada cien metros. Pero no era la construcción, sino la minería, la que proporcionaba empleo, directo e indirecto, a toda la comarca. Era una zona muy rica, y todos los días se abría un nuevo bar, una discoteca, un supermercado u otra tienda.

Sin embargo ahora, y desde hace años la comarca  se muere, agonizando lentamente por un mal calculo del gobierno, que o no sabe o no se quiere enterar de lo dramático de sus medidas. Como ya sabemos de sobra, si lo que le ocurre a estas gentes le sucediera a alguno de ellos, sus hijos o a los de algún consejero de una empresa eléctrica, las cosas serían muy diferentes.

Pero los trabajadores y pequeños comerciantes no tienen quien les defienda, muy tímidamente a veces los sindicatos y también se los quieren “cargar”. En esta localidad de no más de 10.000 habitantes están todos en el paro y los negocios cerrando porque no hay nadie a quien poder vender.

La situación es de verdadera emergencia social. Con las retribuciones a que han renunciado en el consistorio se ha creado una bolsa de resistencia de unos 5000 euros, para ayudar a las familias más necesitadas. Temen un “estallido social” si algo o alguien no lo remedia. Mucho me temo que la única forma en que querrán remediarlo será prohibiéndolo o multándolos, pero eso no servirá de nada, porque la gente no se queja de vicio, sino por necesidad, y ante eso, no valen ni prohibiciones, ni multas, ni leyes. En España hace falta menos ley y más justicia.

Si la gente ya no tiene que perder, y el Ayuntamiento se verá sobrepasado por el problema en breve, ¿que será lo siguiente? Los cálculos del ayuntamiento son que unas cincuenta familias, aproximadamente, tienen necesidad urgente de recibir algún tipo de ayuda  para comer.

MÁS FOTOS

En esta localidad de no más de 10.000 habitantes están todos en el paro y los negocios cerrando

la única forma en que querrán remediarlo será prohibiéndolo o multándolos, pero eso no servirá de nada, porque la gente no se queja de vicio

Pin It on Pinterest