LOCOS POR CLAVAR LA SOMBRILLA EN PRIMERA LÍNEA DE PLAYA

in CIENCIA FICCION by

PRIMERA-LÍNEA-DE-PLAYA5 LOCOS POR CLAVAR LA SOMBRILLA EN PRIMERA LÍNEA DE PLAYA CIENCIA FICCION En Cullera, cada mañana, un ejercito de jubilados armados con sombrillas y sillas plegables esperan el pistoletazo de salida para ocupar la primera línea de playa.

ME HE ENTERADO GRACIAS A MI OUTLOOK, PORQUE LO TENGO CONECTADO

Este mes de agosto está siendo loco, pero muy loco, y están pasando cosas que nunca antes habían pasado. Por ejemplo ¿Alguien se imagina que a las siete y media de la mañana ya hubiera miles de jubilados haciendo cola en la playa de Cullera esperando a clavar la sombrilla cuando se abra la playa a las ocho?

He visto cosas raras, y luego dicen que los frikis somos los que nos pasamos el día estudiando cosas como crear cuenta Outlook, tuitear logros de los sims, o pasear perros virtuales. Pues si, esta mañana abro mi cuenta de correo y me encuentro con esta curiosa noticia y el vídeo correspondiente. Un montón de jubilados preparados con sus sillas de playa y sus sombrillas esperando el disparo de salida para corre a coger el mejor sitio. ¡Ni que fuera la conquista del oeste!

PRIMERA-LÍNEA-DE-PLAYA4 LOCOS POR CLAVAR LA SOMBRILLA EN PRIMERA LÍNEA DE PLAYA CIENCIA FICCION NO TE PIERDAS EL VÍDEO

¿Pasará la costa valenciana a la historia por estas imágenes? El vídeo es como para no perderselo, incluso hay declaraciones de los indignados señores y señoras que reclaman su derecho a dejar su sombrilla y su silla “ahí plantados” desde el primer día que llegan. Vamos, que cojen su “sitio” y ¡a ver quien se lo quita!

Pues así todos los días, y en cuanto clavan su sombrilla y plantan su silla se van a desayunar satisfechos y a hacer la compra. Vuelven sobre las diez y media o las once, y mientras tanto allí, la silla y la sombrilla, guardándoles “la vez”. Me suena que estos son los mismos que se ponen en las barreras de las “vaquillas” y pinchan con agujas a los que vienen corriendo buscando refugio.

PRIMERA-LÍNEA-DE-PLAYA3 LOCOS POR CLAVAR LA SOMBRILLA EN PRIMERA LÍNEA DE PLAYA CIENCIA FICCION LA COSA SE ESTA PONIENDO SERIA Y ALGUNOS HAN LLEGADO YA A LAS MANOS

Tan seria se ha puesto la cosa que, estos señores, que muy probablemente no se manifestarían contra los recortes sociales, sí que se enfrentan a la Policía Local que tiene que vigilar los accesos para que los ancianos no invadan la playa con sus cosas antes incluso de que los servicios de limpieza hayan hecho su trabajo.

El sábado pasado, mismamente, dos de ellos llegaron a las manos por querer ocupar el mismo sitio en la arena. La cosa se está poniendo fea y las autoridades se temen lo peor, lo que no ha conseguido la crisis, lo va a conseguir la “revuelta de las sombrillas”, una conflictividad social sin precedentes en pleno agosto, un verano caliente.

PRIMERA-LÍNEA-DE-PLAYA LOCOS POR CLAVAR LA SOMBRILLA EN PRIMERA LÍNEA DE PLAYA CIENCIA FICCION CLAVAR LA SOMBRILLA EN PRIMERA LÍNEA DE PLAYA ES YA UNA CUESTIÓN DE HONOR

Y es que para estos hombres y mujeres asíduos a los viajes de autobús es toda una tradición colocar su silla y su sombrilla en primera línea de la playa de San Antonio de Cullera, y para el que no consigue un sitio, la vergüenza es similar a la de un japonés que ha fallado a su Emperador y tiene que hacerse el “harakiri”. He visto como algunos se marchan abatidos y derrotados, cabizbajos después de no haber conseguido un sitio. Es un fenómeno solo comparable a esas niñas que no consiguen ver a Justin Beavier, o como se llame,  después de haber hecho cola durante días.

Una de las entrevistadas, Josefina, reconoce que es ya una de las habituales, que no puede pasar sin la tradicional carrera para conseguir un sitio en la playa y colocar su sombrilla. Es ya una tradición para ella, que lleva haciéndolo desde hace ya cincuenta años. También se queja de que ahora esté la policía y la Guardia Civil vigilando, pues “antes era más libre”.

¿COMO ACABARÁ LA “REVUELTA DE LAS SOMBRILLAS”?

En esta “revuelta de las sombrillas” no vale estar en segunda línea de playa. Aquí no sirve ponerse detrás de otro, “pero como, ¿yo detrás de ese? ¡Anda ya!” -argumenta Dionisio-, que acude año tras año con su sombrilla, la silla y su parienta, la segunda, que conoció en Benidorm.

Deja un comentario